Tomás, solo hay una barra buena cuando la atiende buena gente

Tomas lakasa