No se han encontrado resultados.

Solomillo Wellington

Solo al almuerzo de lunes, viernes y sábado (bajo reserva)

26.50 € - 1/2 ración: 15.00 €

Jamás los cocineros tuvimos tantas oportunidades para progresar en nuestra profesión; nunca disfrutamos de tanto conocimiento a nuestro alcance; en ningún momento anterior hubo tal interés por los asuntos culinarios: corren buenos tiempos para la gastronomía.

En esta favorable coyuntura, reconocemos la deuda con la denominada cocina clásica y los profesionales que la llevan a cabo. Hablamos de brigadas de cocina generalmente enclavadas en grandes establecimientos hosteleros que, lejos de cualquier foco mediático, ejecutan de manera magistral unas labores fundamentadas con un profundo conocimiento de las bases de la cocina.

solomoo 

Cocineros que logran el máximo rendimiento al limpiar un solomillo: de la oreja obtienen filetes, de la cabeza los Chateaubriand, el centro para tournedos, con las puntas los filet mignon, los nervios y los tendones para elaborar los fondos que cuecen durante horas, y que, con el cordón o rosario, cocinan un estofado para la comida de la "familia". Siempre bajo una inquebrantable constancia, tan necesaria para la buena práctica del oficio.

 

En Lakasa, cada semana, rendimos homenaje a esta cocina y a su historia que nos ha traído hasta aquí. Durante los servicios del lunes y el vienes al mediodía, mientras elaboramos el Steak Tartar, viajamos en nuestro imaginario hasta la Francia del siglo pasado y hablamos con el gran cocinero Aguste Escoffier; que siempre nos recuerda como la mejor cocina comienza por el mejor producto. Los lunes y los viernes por la mañana, al cocinar el solomillo Wellington, nuestras tensiones encuentran sosiego en la imagen de Fernand Point, el emperador de la cocina moderna en esa época, que sonriendo nos regala el mismo consejo de manera invariable: "defender al cliente, solo así disfrutaréis de este maravilloso oficio". ¡Los sabios!

 

solom wellingt

En el primer vídeo mostramos la realización del Wellington en el restaurante. En el segundo vídeo, grabamos con una cámara GoPro la limpieza de un solomillo.

Y, para finalizar, compartimos un vídeo sobre el hojaldre que empleamos para confeccionar este Wellington, que nos elabora Mark Sinclair, un panadero como la copa de un pino.

h

View the embedded image gallery online at:
https://www.lakasa.es/es-solomillo-wellington-20#sigProId13db76e333

Nº de comensales: 1

Tiempo requerido:


Ingredientes para hacer Solomillo Wellington

  • Solomillo de vaca vieja
  • Cebolla
  • Setas
  • Foie
  • Tocino curado
  • Hojaldre
  • Sarmientos
  • Guarnición y salsa al gusto
  • Sal
  • Pimienta

Solomillo Wellington paso a paso

  1. Limpiamos el solomillo para obtener una pieza central limpia (el vídeo lo muestra muy bien).
  2. Lo salpimentamos y lo marcamos en las brasas, o, en su caso, en una sartén a fuego fuerte, por poco tiempo, el justo para dorar una capa externa del solomillo. Lo dejamos enfríar.
  3. Para la preparación de la duxelle (relleno), pochamos despacito cebolla cortada en fina brunoise, salteamos setas silvetres también picaditas y cortamos daditos de foie; la cebolla y las setas las colamos para eliminar sus jugos y su humedad; una vez frías, mezclamos los tres ingredientes.
  4. Cortamos láminas finas de tocino curado. Una vez frío el solomillo, lo cubrimos con el relleno y lo envolvemos en las láminas de tocino. Con la ayuda de papel film, forramos el solomillo para conseguir una forma de rulo firme; lo reservamos en la cámara frigorífica para que adquiera consistencia.
  5. Estiramos el hojaldre, colocamos el solomillo en el centro y lo envolvemos; sellamos las juntas con un pincel mojado en huevo batido.
  6. A la hora de asar el Wellington, pintamos de huevo el hojaldre y lo cocemos en el horno. Dedemos lograr una capa exterior de hojaldre dorado y crujiente y un interior de la carne que no supere los 45 grados de temperatura, para que quede jugoso.
  7. Una vez cocido, dejar reposar unos minutos la pieza y cortar en lonchas de unos dos dedos de grosor.
  8. Acompañar con una salsa al gusto, como por ejemplo un buen fondo de carne y, a modo de guarnición, en nuestro caso solemos emplear una cebolla pochada en oporto y una parmentier de setas.
Usamos cookies propias y de terceros para el correcto funcionamiento de la página y ofrecerte funcionalidades extras. Uso de cookies.