No se han encontrado resultados.

Videoreceta del Mes

Lakasa en twitter

COCINAR CON MAGIA

A Octavio Aceves, argentino, vidente, ensayista y doctor en psicología y ciencias humanísticas, la fama le viene sobre todo de sus apariciones en televisión. Sin embargo se ha diversificado en multitud de actividades. Ha escrito libros sobre cantantes de ópera que le fascinan como María Malibrán o Victoria de los Ángeles, o sobre lugares que le han atrapado afectivamente como París, Venecia y Capri. También ha publicado documentados estudios sobre los cátaros, hugonotes y valdenses, pero su especialidad son los temas astrológicos y esotéricos. Un buen día se descolgó con un volumen sobre “Cocinar con magia”, apareciendo en portada del libro entre pucheros. En realidad lo que nuestro “mago” pretendía era “cómo combinar platos, cómo prepararlos, cómo presentarlos o cómo elegirlos en función de la ocasión, para dar forma a nuestros sueños”. Ocho años antes había publicado “La felicidad está en ti”, un libro para aprender a sentirse a gusto con uno mismo, reivindicando el sentido del humor como el más humano, o la felicidad posible como una forma de sabiduría. Dicho de otra forma, la pretensión de Aceves era que las utopías dejasen paso a las pequeñas realidades.

 

No bebe vino, únicamente leche y champán en pequeñas dosis. Tiene alergia al ajo y es un entusiasta de los patés, langostinos, quesos y dulces. César Martín no lo tenía excesivamente difícil  con su paté de ciervo, el tartar de langostinos y la tabla de quesos de Bernard Antony, con muestras de Tomme d’Elgines, Colombier Fermier, Brebis de Córcega, Mimolette extra viejo, Boulogne y Bleu de Termignon. De los postres repitió el Bosque goloso. Y me dijo “Es el mejor restaurante al que me has traído nunca”. Como anfitrión me sentí muy a gusto. Le pregunto si en alguna ocasión ha recomendado a sus clientes o pacientes algún plato gastronómico como solución médica. “Muchas veces, dependiendo de los casos. Pueden ser verduras, o podría ser este maravilloso paté de ciervo. No solamente para estados depresivos o de gran excitación. También para momentos de confusión o contradicciones agudas. La buena alimentación, la buena cocina. siempre es iluminadora y vivificante”.

 

Hablamos, claro, del futuro del restaurante, pero sin echar las cartas. “No hace falta ser adivino. Está lleno hasta la bandera y todo el personal es muy agradable. De la comida no puedo poner peros. Desde los buñuelitos de entrada hasta la ventresca de bonito, que no es un plato de mi devoción en otras ocasiones, todo es muy sabroso. Qué preparación la de los langostinos. Y qué selección de quesos” Está tan animado que incluso se le ocurre un tema para un libro nuevo. No de parasicología, o de autoayuda, o de recetas adivinatorias. “¿Cómo ves -pregunta- si me dedico a hacer una biografía en los próximos años sobre Teresa Berganza?”. “Pues si lo haces – le respondo-lo celebraremos aquí”. Brindis, apretón de manos. Recuerdo la contraportada de uno de sus libros en la que decía: “La serenidad es el mejor punto de partida para planificar una vida mejor, donde se eliminen las tensiones y el primer plano lo ocupen la plenitud del día a día y la paz interior”. Ha disfrutado Octavio Aceves en la comida y nos ha hecho disfrutar. “Tengo que traer aquí a mi amigo Pedro Villora”, dice. “Pues mira, le va a encantar. Víllora escribió una obra de teatro sobre el mito de Electra en Oma, el lugar donde está el bosque que Ibarrola pintó y a César le inspiró el postre que tanto te ha gustado”, le puntualizo.

 

En un momento de la conversación, su humor guasón sale a flote. “Mira, ahora tengo menos clientes en la consulta. La crisis, ya sabes. Claro que con restaurantes como Lakasa se explica. Ahora que hay menos dinero, entre ir a ver a un vidente y venir a comer de esta manera la elección está clara para más de uno”.

Usamos cookies propias y de terceros para el correcto funcionamiento de la página y ofrecerte funcionalidades extras. Uso de cookies.