¿20? ¿40? ¿60? ¿10? La semana pasada, en Lakasa, superábamos los 40 platos en nuestra carta.

Nos parece excesivo. Desde el punto de vista de la organización de la cocina, una oferta tan abundante supone colmarnos de tareas; en referencia a los costes, los incrementa peligrosamente; y, para el cliente, tal magnitud y variedad genera a la hora de elegir una sensación a veces desbordante.

 

 

La teoría parece clara. Pero, entonces, como coño hacemos para, una vez decidida la opción de recortar la carta, no dejarnos embaucar por estas quisquillas y meterlas en las sugerencias, para ofrecerlas levemente asadas con aceite de sus huevas.

En Lakasa, vemos complicado rebajar el número de platos en "lakarta", muy complicado:

 

  

Usamos cookies propias y de terceros para el correcto funcionamiento de la página y ofrecerte funcionalidades extras. Uso de cookies.